Kit de reparación de pinchazos - bicicleta, coche, moto o piscina

Para todo aquél que tenga un vehículo, es obligatorio disponer de algún tipo de sistema para solucionar las inconveniencias de sufrir un pinchazo en una rueda. Tradicionalmente, ese sistema solía ser una rueda de repuesto, aunque cada día es más frecuente que esa rueda sea sustituida por un kit de reparación de neumáticos.

 

KIT DE REPARACIÓN DE PINCHAZOS

 

PROS Y CONTRAS DEL KIT PARA ARREGLAR PINCHAZOS

La principal ventaja del kit de reparación es el espacio. Un kit de reparación completo ocupa mucho menos espacio que una rueda de repuesto, permitiéndonos usar el maletero para llevar carga.

La segunda es la rapidez de uso, ya que en muchos casos hacer una pequeña reparación es mucho más simple y mucho más rápido que cambiar una rueda, sobre todo en circunstancias problemáticas, como en medio de una tormenta.

La tercera ventaja es que resulta el sistema más barato, ya que los kits más simples pueden costar sólo 10€ y los hay muy completos por menos de 50.

Y, finalmente, dependiendo del tipo de kit que se use, puede ser el sistema más eficaz, ya que ataja el problema de raíz y evita que se tenga que cambiar la rueda, cosa que no es precisamente barata.

No obstante, en casos en que se dispone de bastante espacio en el coche o se necesita una reparación fiable al cien por cien, es más adecuada la rueda, ya que los kits anti pinchazos tienen ciertas limitaciones, no pueden usarse en todas las ocasiones y no todo el mundo tiene la fuerza o la habilidad necesaria para utilizarlos correctamente.

TIPOS DE KIT ANTIPINCHAZOS

Existen tres tipos básicos de kits de reparación:

El sistema más básico, cuyo precio ronda los 10€ incluye un líquido de alta viscosidad que se introduce dentro del neumático y que, una vez dentro, crea una película que tapa el agujero de la goma y evita que siga deshinchándose. También incluye un compresor de aire para hinchar nuevamente la rueda y herramientas para abrir las válvulas.

No es un sistema muy eficaz, ya que a la práctica sólo se trata de una solución temporal, un parche para que se pueda llegar rodando al taller.

Existe un sistema similar, pero automático, que incluye el líquido viscoso dentro del compresor, de manera que al inflar la rueda se repara el pinchazo y viceversa. Ese sistema hace que la reparación sea más rápida y también más duradera. Pero su precio oscila entre los 60 y los 120 € y sólo funciona en pinchazos de no más de 3 milímetros de diámetro.

Finalmente, el tercer tipo es un kit de mecha. Este tipo de kit incorpora una tira de caucho que es la que se introduce dentro de la rueda a través del pinchazo, tras haber impregnado el agujero con pegamento. Es muy barato, sobre los 12€, y si se usa adecuadamente ni siquiera será necesario cambiar la rueda. No obstante, sólo lo podrán usar personas que tengan fuerza y práctica en este tipo de menesteres.

 

 

Deja un comentario